CocotteMinute – Glam cooking, creative living
Crema árabe de garbanzos (con comino)

Crema árabe de garbanzos (con comino)

Mis queridos “glamcooks”:
En estos preciosos días de invierno, con esta preciosa luz que sólo Madrid tiene, me apetece, más que nunca, tomar legumbres. Por eso, hoy he elegido esta receta de nombre totalmente inventado porque me parece una manera original y de los más “glam” de tomar garbanzos: Crema árabe de garbanzos (con comino). No tengo ni idea de si los árabes tienen una receta así, pero lo cierto es que a mí este plato me transporta a su deliciosa gastronomía (ya sabéis que yo soy Antoñita la Fantástica y que me encanta acompañar las recetas de estampas evocadoras…). Además, es una estupenda manera de salirse de las lentejas (que por cierto adoro…, en el blog también tenéis una receta de “Crema de lentejas con foie“, que también ha inspirado esta receta), y ofrecer a los vuestros algo diferente y muy, muy sano. ¿Queréis ver cómo se hace? Pues empezamos, porque es requetefácil.

Vais a necesitar (para 6/7 personas):

  • Dos botes de garbanzos (de los de cristal, aunque también podéis utilizar los secos, poniéndolos a remojar la noche anterior)
  • 2 patatas
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 4 zanahorias
  • 2 hojas de laurel
  • 2 pastillas de caldo (de pollo o verduras, como queráis). Sorry! Se me ha olvidado ponerlas en la foto…
  • 1 cucharadita de pimentón de La Vera
  • 2 curaditas de comino molido
  • 1 chorrito de aceite de oliva

Para decorar:

  • Huevo duro en trocitos

Ingredientes crema árabe de garbanzos (con comino)

Lo primero que vamos a hacer es enjuagar y escurrir los garbanzos debajo del grifo. Es posible que salga espuma cuando lo hagáis. Escurridlos hasta que ya no salga nada. Una vez escurridos, los ponéis en el fondo de una olla rápida:

Enjuagamos y escurrimos los garbanzos

Los metemos en una olla rápida

Preparamos ahora las verduras: lavamos y partimos el tomate en dos mitades, quitándole la parte de la mata. Lo añadimos a la olla sobre los garbanzos:

Preparamos las verduras

Partimos el tomate en dos y le quitamos la parte de la mata

Lo ponemos en la olla sobre los garbanzos

Pelamos las patatas y las partimos en trozos grandes. Pelamos y partimos la cebolla en dos trozos, y lo ponemos todo sobre los garbanzos:

Pelamos las patatas

Las cortamos en trozos grandes

Pelamos la cebolla

La partimos en dos

La añadimos, junto con las patatas, a la olla

Pelamos las zanahorias, las partimos en trozos grandes y las incorporamos también en la olla:

Pelamos las zanahorias

Las cortamos en trozos grandes

Las incorporamos a la olla

Añadimos ahora las especias (el pimentón y el comino), el aceite, el laurel y las pastillas de caldo:

Añadimos un chorro de aceite, el laurel, las pastillas de caldo y las especias (pimentón y comino)

Idem

Y lo cubrimos todo con agua:

Cubrimos con agua

Idem

Cerramos la olla y lo dejamos cocinar a potencia máxima durante 25 minutos, para asegurarnos de que los garbanzos se hacen completamente y no quedan duros:

Tapamos la olla y lo dejamos hacer a potencia máxima 25 minutos

Pasado ese tiempo, abrimos con cuidado la olla cuando se haya ido todo el vapor:

Idem

Vamos ahora a triturar las verduras con los garbanzos. Para ello, yo he utilizado la Thermomix (después de haber visto la nueva, ésta me parece jurásica….), pero no os hace falta. Con una batidora normal, podéis hacerlo. Yo he ido añadiendo todas las verduras y los garbanzos (sin caldo) y he añadido un poco de caldo. Quitad el laurel, que no se debe triturar. Ojo, a mí me gusta la textura muy cremosa, por eso, es importante que añadáis el caldo que consideréis para que la textura quede como os gusta (más líquida o más cremosa):

Trituramos lo sólido, añadiendo un poco de caldo

Y…, ¡voilá! Aquí tenéis el resultado. Yo lo he acompañado de huevo duro en trocitos.

Crema árabe de garbanzos (con comino)

El estilismo es el siguiente: los cuenquitos (tanto el de la crema como el del huevo) los compré en Tokio, en el mercado Tsukiji de pescado, la cesta del pan es de CASA y la cuchara de ZARA HOME.

Espero que os animéis a hacerlo y que os inventéis 1.001 recetas de legumbres que podamos compartir.

Antes de terminar quería mostraros mi última adquisición cocottera: una Crock Pot, u olla de cocción lenta. En USA tienen una en cada casa, y sirve para cocinar cualquier carne. Quedan tan tiernas, que se pueden partir con el tenedor. Y los platos de cuchara que requieren cocción lenta, ¡los borda! Ya os contaré.

Crock Pot

 

Os deseo una semana tan cargada de energía positiva como esta receta.

Un besote,

Cocotte.

 

 

Pimientos rellenos de tortilal de patata

Pimientos rellenos de tortilla de patata

Mis queridos “glamcooks”:

Hoy quiero compartir con vosotros una reinterpretación de un clásico de nuestra cocina: tortilla con pimientos, pero con un twist “cocottero”. En lugar de hacer la tortilla y acompañarla de pimientos (qué delicia de plato, por Dios), vamos a rellenar los pimientos con tortilla de patata, ¿os parece? La receta no puede ser más facilona, y os arregla una cena de diario o un entrante en un momento.  ¿Queréis aprender a hacerla? Pues empezamos:

Vais a necesitar (para 4 personas, es decir, medio pimiento para cada una):

  •  2 patatas (o un bote de preparado de patatas para tortilla, que es el que he usado yo)
  • 3 huevos
  • pimientos verdes grandes
  • queso emmental rallado para gratinar
  • sal y pimienta

Ingredientes pimientos rellenos de tortilla de patata

Lo primero que vamos hacer es preparar los pimientos. Para ellos, los lavamos y los partimos en dos de manera longitudinal. Les quitamos las partes blancas del interior y las semillas:

Partimos el pimientyo pot la mitad en longitudinal

Quitamos toads las aprtes blancas interiores y las pipas

Los ponemos en una fuente de horno, les añadimos un poco de aceite, sal y pimienta y los metemos la horno previamente calentado a 180º, durante unos 8/10 minutos o hasta que veamos que empiezan a estar más blanditos. Esto lo hacemos porque como el pimiento es más duro, tardará más en hacerse que la tortilla en cuajarse, y siempre nos quedarán duritos. De esta manera, el pimiento quedará en su punto:

Los ponemos sobre una fuente de horno con un poco de aceite, sal y pimienta

Los metemos al horno a 180º hasta que estén un poco blandos (ojo con que no se os quemen). Unos 10 min a prox.

Mientras se hace el pimiento, preparamos la tortilla. Yo he comprado este preparado de patatas para tortilla en Mercadona. Os debo decir que no me ha parecido la torta, es decir, que para hacer la receta rápido, está bien, pero que si podéis hacerlo con patatas naturales, mil veces mejor. Las laváis, las peláis, las cortáis para tortilla y las freís en una sartén a fuego medio para que se queden blandas y no se doren. Las escurrís, y ya estaríamos en este punto.  Yo aquí he escurrido las patatas del bote:

Escurrimos las patatas

Batimos los huevos y les añadimos sal. A continuación, incorporamos las patatas:

Batimos los huevos y añadimos la sal

Incorporamos las patatas

A estas alturas, los pimientas ya deberían estar blanditos. Los sacamos del horno, y los rellenamos con la mezcla de tortilla. Ojo, a veces la posición del pimiento hace que se os pueda salir el relleno. Os recomiendo que lo mováis hasta que encontréis la postura en la que el pimiento retenga en su interior el relleno:

Los sacamos del horno

Los rellenamos con la mezcla de tortilla

Idem

Ahora, metemos los pimientos de nuevo en el horno hasta que veamos que la tortilla empieza a cuajarse. Aquí no os doy tiempo aproximado, porque a cada uno le gusta la tortilla de una manera: más o menos cuajada. Los sacáis en el punto que queráis:

Los metemos al horno apra que cuaje un poco

El siguiente paso ya os opcional, pero os lo recomiendo porque le da al plato una terminación redonda. Consiste en añadirle un poco de queso emmental rallado por encima, y gratinarlo. Este paso no es muy ortodoxo (en lo que se refiere a la receta original), pero ya sabéis que en el cocotteo las variaciones y la imaginación son parte fundamental para realizar recetas diferentes, así es que os animo a hacerlo, en ésta y ¡en cualquier receta! Cuando veáis que la tortilla ya está un poco cuajada (para que no se os hunda el queso dentro), sacáis los pimientos, los cubrís con queso y los volvéis a meter unos 5 minutos en el horno para que el queso se funda:

Los sacamos y los cubrimos con queso

Idem

Los gratinamos

Cuando veáis que ya se ha fundido, incluso dorado, sacáis la fuente del horno:

Los sacamos del horno

Y…, ¡voilá! Aquí la tenéis, ¿os gusta? Os aseguro que es un plato que gusta a todos, grandes y mayores, fácil de hacer y de lo más pintón. Los decoráis con una hoja grande de perejil, y ¡listo!

Pimientos rellenos de tortilla de patata

El estilismo es el siguiente: el plato es de IKEA, la macetita me la regaló una amiga y la cestita del pan es de Alemania.

Espero que os haya gustado la receta de esta semana y que os animéis a hacerla. Si es así, por fa, ¡compartid el resultado!

Os mando un besote enorme y os deseo una semana cálida de corazón en este frío pelón que nos ha llegado.

Cocotte.

 

Crema picante de calabaza (con leche de coco y zumo de naranja)

Crema picante de calabaza (con leche de coco y zumo de naranja)

Mis queridos “glamcooks”:

Parece que el frío ya se ha instalado con nosotros, pese a que el maravilloso sol del que disfrutamos nos lo haga olvidar de vez en cuando. Por eso la receta que he escogido para compartir con vosotros hoy es una de esas cremas que te hace entrar en calor de manera inmediata en un buen día de frío: es una crema de calabaza, con un toque exótico que le confiere la leche de coco, el zumo de naranja y un poco de pimienta de cayena. Es un plato que probé estas navidades en Alemania, en casa de mi amiga Bärbel (que nos hizo un maravilloso “winter grill”, vamos una barbacoa en la nieve), y que me dejó totalmente enamorada. Me traje la receta y hoy me he puesto manos a la obra con ella. Además, es una receta que admite tantas variaciones como queráis (con otras verduras, sin picante, más light sin patatas, etc.). ¡Espero que os guste!

Vais a necesitar:

  • 1 kg de calabaza (yo la compro ya pelada y partida en Mercadona)
  • 500 g. de patatas
  • 2 cebolletas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 trocito de jengibre fresco
  • Una lata de leche de coco
  • 250 ml. de zumo de naranja
  • 2 pastillas de caldo de verdura
  • 250 ml. de agua
  • Sal y pimienta
  • Una pizca de azúcar
  • Pimienta de cayena

Ingredientes crema picante de calabaza

Lo primero que vamos a hacer es poner a calentar un poco de aceite en una olla:

Calentamos un poco de aceite en una olla

Mientras se calienta, pelamos y picamos la cebolla. Una vez picada, la añadimos a la olla:

Pelamos la cebolla

La picamos

La añadimos a la olla

Hacemos lo mismo con el ajo:

Pelamos el ajo

Lo picamos

Lo añadimos a la olla

Lo removemos bien y los dejamos dorar hasta que la cebolla esté transparente. Mientras tanto, cortamos la calabaza en cubos grandes, y picamos y cortamos las patatas. Una vez cortadas, las añadimos a la olla y removemos bien:

Cortamos la calabaza en cubos grandes

Pelamos las patatas

Añadimos la calabaza a la olla

Removemos

Añadimos las patatas

Removemos

Ahora, pelamos y cortamos en trozos grandes el pedacito de jengibre, y lo añadimos también a la olla:

Pelamos el jenjibre

Idem

Lo añadimos a la olla

Salpimentamos todo, y añadimos un poco de pimienta de cayena. Ojo, para mí este toque picante le da toda la gracia a la receta, pero tenéis que tener cuidado. ¡No echéis mucho! Es mejor pecar de cautos y poderos comer la crema, que no echarla a perder. Luego tenéis tiempo de añadir un poco más si os gusta más picante. También podéis hacerla sin picante, si queréis que los niños la coman bien. ¡Está igual de rica!

Salpimentamos y añadimos la pimienta de cayena

Removemos bien

Una vez bien removido, añadimos ahora la leche de coco y el agua. Si nunca habéis utilizado leche de coco (os invito a probarla porque es deliciosa), os va a sorprender su aspecto, Es probable que al abrir la lata haya partes muy sólidas y una especie de agua turbia. Es normal, es así (mirad de todas formas la fecha de caducidad, por si las moscas), pero vamos, que su aspecto habitual es ése. La mezcláis bien antes de añadirla a la olla y punto:

Añadimos al agua y la leche de coco

Idem

Idem

Añadís ahora las dos pastillas de caldo de verduras:

Añadimos las dos pastillas de caldo

Cerramos ahora la olla y lo dejamos cocer todo durante 30 ó 40 minutos a fuego medio, o hasta que veáis que las patatas ya están blanditas.

Tapamos la olla y cocemos a fuego medio

Durante 30/40 minutos (hasta que las patatas estén tiernas)

Una vez pasado ese tiempo y comprobado que tanto la patata como la calabaza están lo suficientemente tiernas como para poder triturarlas, retiráis la olla del fuego:

Retiramos del fuego la olla

Ahora vamos a triturar la crema y a añadir el zumo de naranja y una pizca de azúcar para equilibrar los sabores. Es importante que ahora probéis la crema y le deis el toque de dulzor o de más picante si así lo deseáis. Rectificáis también de sal y de pimienta:

Trituramos y añadimos el zumo de naranja y una pizca de azúcar

Rectificamos de sal

Y…, ¡voilá! Aquí la tenéis. Yo para servirla le he añadido un poco de perejil (si es fresco mejor, pero yo no tenía, sniff), y una cucharadita de crema agria en el centro. Este ingrediente no hace falta, pero a mí se me ha ido un poco la mano con la pimienta de cayena, y la crema lo ha suavizado un poco…

Crema picante de calabaza (con leche de coco y zumo de naranja)

El estilismo es el siguiente: el plato lo compré en un mercadillo de Tokio, la cesta es de CASA y la cuchara de ZARA HOME.

Y con esta receta me despido hasta la semana que viene, no sin antes desearos una semana tan reconfortante como esta receta… (y el que quiera, también picante, ha, ha… pero ahí ya no me meto…).

Os mando un besote fuerte.

Cocotte.

 

 

Quiche con sorpresa...

Quiche con sorpresa (de Reyes Magos)…

Mis queridos “glamcooks”:

En primer lugar os quiero desear un 2015 cargado de sueños cumplidos, sueños que celebrar cocotteando juntos… Si desde esta ventanita de “glamcooking” yo os puedo inspirar para esas celebraciones, mi esfuerzo habrá merecido la pena.

Debo reconoceros que la fecha del 6 de enero es una de mis favoritas del calendario. La magia de esa día y de la noche anterior todavía me emociona… Y por eso, a la receta de hoy le vamos a dar un toquecito “mágico”… La receta consiste en una quiche vegetal, a la que vamos a meter, como si de un roscón de Reyes se tratase, una sorpresa…  Es ideal para cenar esa noche… Los peques se llegan a comer 3 trozos ¡solo por encontrarla! ¿Queréis ver cómo se hace? Es sencillísima, muy rápida y muy pintona, vamos muy Cocotte y muy Minute.

Vais a necesitar (para 6 personas):

  • Un rollo de masa de hojaldre (también puede ser congelada)
  • 4 huevos
  • 150 g. de queso emmental rallado
  • 2 tetrabricks pequeños de nata líquida (de 200ml cada uno)
  • Medio pimiento verde
  • Una lata pequeña de maíz
  • 5 ó 6 tomatitos cherry
  • Un puñadito de champiñones frescos
  • Una cebolleta
  • Sal y pimienta
  • Una sopresa de algún roscón que os hayáis comido

Ingredientes quiche con sorpresa

Lo primero que vamos a hacer es preparar el hojaldre. Para ello, lo vamos a desenrollar y lo vamos a poner sobre un molde al que previamente hemos untado con mantequilla para que no se nos pegue el hojaldre:

Untamos un molde con mantequilla

Deenrrollamos el hojaldre y lo ponemos por encima

Una vez que lo hayamos puesto por encima del molde, os cuento un truco para cortar el sobrante: pasáis un rodillo por encima, y retiráis con la mano todo lo que sobre. Mirad, así:

Pasáis un rodillo por encima

Idem

Y retiráis con la mano lo que sobre

Os quedará perfecto. Ahora lo pincháis con un tenedor, le ponéis un poco de papel de horno por encima y algo de peso. Esto lo hacemos porque vamos a meter el hojaldre unos 10 minutos en el horno antes de rellenarlo para que se vaya cociendo también la parte de abajo. De esta manera no se deforma ni se hincha, aunque ya veréis que aún así, a mí siempre se me deforma un poco, snif… Mucha gente lo que pone de peso son garbanz0s o judías. Podéis poner lo que queráis. Yo le pongo el papel porque lo que le he puesto encima es una fuentecita, pero no hace falta ponerlo:

Lo pinchamos con un tenedor

Poneos papel de horno por encima

Y algo de peso

Y lo metemos al horno previamente calentado durante 10 minutos a 180º.

Lo metemos ahora al horno durante unos 10 mintos a 180º

Pelamos y picamos fina ahora toda la verdura: la cebolleta, el pimiento y los champis. Los tomatitos cherry los partimos por la mitad:

Pelamos la cebolla

La picamos

Partimos el pimiento

Lo picamos

Lvamos y picamos los champis

Idem

Partimos los tomatitos cherry por la mitad

Reservamos las verduras y ahora vamos a  hacer la mezcla del relleno. En un bol, mezclamos los 4 huevos con los 2 bricks pequeños de nata y el queso. Salpimentamos bien la mezcla:

Hacemos la mezcla del relleno en un bol

Batimos los huevos y les añadimos la nata

Idem

Idem

Añadimos el queso y batimos de nuevo

Idem

Salpimentamos bien

Idem

Y añadimos ahora todas las verduras menos los tomatitos, que los vamos a añadir al final:

Añadimos los chapis, el pimiento y la cebolla

Idem

Añadimos el maíz y removemos bien

A estas alturas, ya podremos sacar el hojaldre del horno porque ya habrá pasado ese tiempo y se habrá cocido ya un poco. Lo rellenamos con esta mezcla:

Hojaldre

Lo rellenamos con la mezcla

Y es ahora también cuando incorporamos la sorpresa. Mirad, a nosotros nos ha tocado este burrito en un roscón, y bien lavadito, es la sorpresa que vamos a meter en esta quiche:

Sorpresa de roscón

Metemos la sorpresa en la quiche

Y colocamos ahora los tomatitos por encima de la quiche como más os guste:

Colocamos los cherry sobre la quiche

Idem

Lo horneamos a 180º durante 25/30 minutos vigilando de que el hojaldre no se queme. Si veis que el hojaldre está ya muy tostadito pero que a la quiche le falta tiempo para cuajarse, podéis poner un poco de papel de aluminio por encima sin que toque la superficie de la quiche. Al final, dejáis que se dore un poco la superficie ya sin papel (unos 3 minutos), y listo. Para comprobar que la quiche está hecha, solo tenéis que meter un pinchito en el centro. Si sale seco es que está totalmente cuajada, aunque lo vais a ver a simple vista.

Horneamos a 180º durante 25/30 minutos  Y…, ¡voilá! ¿Qué os parece? Apetecible, ¿no?

Quche con soprepsa (de Reyes Magos)...Veréis como huele toda la casa. Resulta deliciosa…

El estilismo es muy sencillo: la fuente es de IKEA de hace ya varios años, y las coronitas no recuerdo bien dónde las compré, pero aunque las saco una vez al año, no faltan nunca en nuestro desayuno del día 6…

Quiero dedicar esta receta a SSMM los Reyes Magos de Oriente: Melchor, Gaspar y Baltasar, por seguir haciendo que la magia exista tantos años después y por haber sido tan generosos siempre conmigo y con los míos. Gracias, mil gracias por hacerlo posible, y por seguir haciéndonos soñar cada 6 de enero…

Y a vosotros, mis queridos “glamcooks”, os deseo una semana mágica, y que esa magia os acompañe el día 6 y siempre…

Un besote muy fuerte,

Cocotte.

Lasagna de setas con foie

Lasagna de setas con foie (receta de mi amiga Ana P.)

Mis queridos “glamcooks”:

Espero de corazón que hayáis tenido una Navidad llenita de amor… Con ese ingrediente, todas las recetas salen de chuparse los dedos, ya lo sabéis… Todavía por tierras alemanas, hoy quiero compartir con vosotros una receta que quizás os pueda inspirar para las dos comilonas que nos quedan todavía. Es un plato poco común para estas fechas, pero lo podéis hacer con antelación y resulta un plato principal (o un entrante, si lo hacéis en raciones pequenas) de lo más pintón. Se trata de una lasagna de setas con foie y con una bechamel trufada… Vamos, una bomba de relojería, pero deliciosa. Antes de continuar quiero dedicar esta receta a mi amiga Arancha Sastrón, una fan cocottera de Zaragoza con la que espero poder compartir algún día una sesión de cocotteo! Espero que te haya gustado tu regalo del Amigo Invisible, ja, ja,… La realización del vídeo, de óscar de la Academia… Un besote, Arancha! Ya me contará si la haces.

Os pido de nuevo perdón porque este teclado no es como el nuestro y carece de algunas de nuestras peculiaridades, pero en fin, espero que sepáis entenderlo…

Para realizar esta receta (para unas 8 personas), vais a necesitar:

  • Un paquete de lasagna precocinada (yo suelo utilizar la de El Pavo)
  • Una cebolla pequena (yo he utilizado cebolleta)
  • Un par de dientes de ajo
  • Un paquete de surtido de setas congeladas
  • Una bandeja de champinones frescos laminados
  • Un chorrito de Jerez
  • Un bloc de foie gras mit cuit
  • Un paquete de tranchetes
  • Queso emental rallado
  • Leche y harina para la bechamel
  • Pasta de trufa (negra o blanca, la que tengáis y más os guste. A mí me gusta más la blanca, pero como prefiráis)
  • Mantequilla

Ingredientes lasagna de setas con foe

Lo primero que vamos a hacer es preparar el relleno de la lasagna. Para ello, vamos a poner en una sartén a calentar con un poco de aceite, y mientras, vamos a pelar y cortar fina la cebolla y los dos dientes de ajo:

Ponemos aceite a calentar en una sartén

Pelamos los ajos

Y los partimos en cuadritos pequenos

Pelamos la cebolleta

La cortamos en rodajitas

Los anadimos a la sartén y los doramos:

Los anadimos a la sartén

Anadimos la cebolleta a la sartén con el ajo

Una vez bien doraditos, anadimos el surtido de setas sin descongelar a la sartén. Como las setas congeladas soltarán bastante agua, vamos a esperar hasta que las sartén no tenga mucho líquido para anadir los champinones. Una vez incorporados, debemos cocinar todos los ingredientes hasta que la sartén no tenga nada de líquido y las setas y champis comiencen a dorarse.  Este proceso llevará entre 8 y 10 minutos a fuego medio:

lavamos los champinones laminados

Incorporamos las setas y los champis a la sartén

Anadimos las setas

Idem

Anadimos los champinones

Es importante salpimentar muy bien cada uno de los pasos de esta receta para que el resultado final sea redondo, así es que, salpimentáis bien las setas y los champis. Os recomiendo que aquí lo hagáis com pimienta blanca, si tenéis. Si no, la negra también funciona fenomenal.

Salpimentamos bien

Mientras se hacen las setas y los champinones, vamos preparando la bechamel. Yo la hago siempre en la Thermomix (que con la que acaba de salir, ésta ya es prehistórica), pero si no tenéis, cualquier receta de bechamel para coberturas (es decir, un poco más ligera), os vale.

Hacemos la bechamel

Es muy importante, como os he dicho antes, que salpimentéis bien todos los pasos, así es que la bechamel, también. Yo le he anadido un poco de nuez moscada:

Salpimentamos bien la bechamel

Idem

A estas alturas, las setas ya deben estar comenzando a dorarse. Es el momento entonces de bajar un poco el fuego y anadir a la sartén un chorrito de jerez. Lo dejamos cocinar hasta que el alcohol se evapore completamente. Una vez evaporado, retiramos la sartén del fuego y reservamos.

Anadimos un chorrito de jerez a la sartén

Mientras se termina de hacer la bechamel, ponemos una cacerola al fuego con bastante agua con sal. Cuando haya comenzado a hervir, anadimos y cocemos, según las indicaciones del paquete, las láminas de lasagna. Yo utilizo las precocinadas de El Pavo porque me parecen muy rápidas y fáciles de utilizar y siempre resultan bien:

Ponemos agua a hervir con sal

Anadimos las láminas de lasagna el tiempo indicado en el paquete:

Anadimos las láminas de lasagna al agua

Idem

La bechamel ya estará terminada, y lo que vamos a hacer ahora es terminar el relleno. Para ello, vamos a poner en el accesorio picador de la batidora las setas y los champinones con cuatro o cinco cucharadas de bechamel y lo trituramos con 5 ó 6 golpes. Deben quedar trozos, no una pasta. Mirad, así:

Ponemos las setas en la trituradora con 5 cucharadas de bechamel

Idem

Idem

Lo que vamos a hacer con el resto de la bechamel es anadirle un par de cucharaditas de la pasta de trufa para darle ese sabor trufado que completa perfectamente el sabor de la receta. Yo he utilizado este puré de trufa negra en aceite de oliva de Lidl que me ha parecido delicioso. La marca Deluxe de Lidl que he descubierto este ano me ha parecido una maravilla. Me hubiera llevado toda una estantería!! Compré hasta gelatina de gintonic… No sé que haré con ella, pero ya solo la idea me ha parecido genial. Esta pasta de trufa cayó en esa visita a Lidl y os la recomiendo, porque es exquisita… Mirad:

Trufa triturada DeLuxe de Lidl

Anadid la cantidad que consideréis en función de vuestro gusto. Como a mí me gusta bastante, anadí casi 4 cucharaditas… Id probando y decidís. La reservamos.

Bechamel trufada

Idem

Removéis bien

Ya vamos teniendo casi todos los ingredientes necesarios para montar la lasagna. Lo último que vamos a cortar es el foie gras ya que enseguida se reblandece y resulta más difícil trabajar con él. Vamos a sacar las láminas de la lasagna y las vamos a secar con un trapito limpio:

Secamos las láminas de lasagna

Y ahora sí, ya podemos cortar el foie en trocitos más o menos de este tamano. Mirad, yo he utilizado este bloque de foie gras de la marca Martiko que es una de mis favoritas. En Mercadona lo tenéis, en la parte de refrigerados con el jamón, pavo, etc.:

Cortamos el foie gras

Idem

Y ya con todos los ingredientes preparados, podemos montar la lasagna. Como os he dicho, podéis hacer una grande o bien hacer raciones pequenitas para servir como entrante, que es lo que he hecho yo esta vez, aunque eso supone que tengás varias fuentes pequenitas de horno, y eso no siempre es fácil. Si no tenéis, tranquilos, que en fuente grande también resulta estupenda la presentacion. Lo primero que vamos a hacer es untar las fuentes con mantequilla:

Untamos la fuente con mantequilla

A continuación, ponemos una lámina de lasagna. Si la fuente es pequenita, recortadla al tamano de la fuente:

Ponemos en la base una lámina de lasagna

La cubrimos bien con la mezcla de setas y bechamel:

La cubrimos con la mezcla de setas con bechamel

A continaución, ponemos dos trocitos de foie gras:

Ponemos sobre ella dos trocitos de foie gras

Lo cubrimos con queso emmental rallado:

Queso emental rallado

Anadimos encima un tranchete (que servirá para que la lasagna quede compacta):

Lo cubrimos con un tranchete

Y finalmente, lo coronamos con la bechamel trufada:

Lo cubrimos con la bechamel trufada

Si estuviésemos haciendo la lasagna en una fuente grade, deberíamos repetir esta operación al menos dos veces más, es decir, tres capas. Mirad, yo también he hecho una grande, y la he congelado. Me ha quedado así:

Lasagna de setas con foie

Para terminar la pequena y meterla al horno, volvéis a cubrir la última capa, que siempre debe ser de bechamel, con queso emmental rallado, y le ponéis unos pegotitos de mantequilla por encima. Una vez hecho esto, la metéis al horno a 180° durante media hora más o menos. Si son raciones pequenas, es menos tiempo. Mirad hasta que la superficie esté dorada:

Cubrís con queso emmental rallado

Anadís unos pegotitos de mantequilla

Idem

Y lo metéis al horno

Os debe quedar más o menos así…

Cuando la superficie esté dorada, la sacáis del horno

Y…, voilá!! Qué os parece? No es exactamente una receta “minute”, pero os aseguro que merece la pena. Además, como congela perfectamente, la podéis hacer con antelación, sacarla del congelador el día aterior (dejándola en la parte de arriba de la nevera, para no romper la cadena de frío), y hornearla con la últina capa de emmental y la mantequilla 1 hora antes de la comida… El resultado es exquisito, os lo aseguro.

Lasagna de setas con foie y bechamel trufada

El estilismo es el siguiente: la fuentecita y el bajo plato son de CASA, la estrellita y el corazón, de Alemania, la servilleta es de Carrefour Home y el anillote que hace de servilletero, de Tiger…

Y con esto me despido, mis queridos “glamcooks” hasta el ano que viene, un 2015 que os deseo cargadito de suenos cumplidos y de felicidad. Yo seguiré aquí cada domingo intentando inspiraros recetas para que podamos celebrarlos juntos…

Feliz 2015

Feliz 2015!!

Un besote muy fuerte.

Cocotte.

 

Crema de turrón

Crema de turrón “minute”

Mis queridos “glamcooks”:

Si en estas semanas ya hemos compartido ispiración para un entrante (ensalada de langostinos con vinagreta de mango) y un plato principal (solomillo de cerdo al Pedro Ximénez con castanas y ciruelas) para las próximas comidas o cenas navidenas , hoy quiero mostraros una receta muy, muy facilona, pero que resulta de los más apropiada para un postre en estas fechas: se trata de una crema de turrón. Para hacerla, solo vais a necesitar una tableta de turrón blando, leche,nata y un sobre de cuajada. Queréis aprender a hacerla? Pues empezamos. Disculpad que esta entrada pueda tener algún fallo ortográfico, pero estoy ya en Alemania, y este teclado no tiene algunas de nuestras letras y signos de puntuación!

Vais a necesitar:

  • Una tableta de turrón de Jijona blando
  • 250 ml de leche entera
  • 250 ml. de nata para montar
  • un sobre de cuajada

Ingredientes crema de turrón

Ponemos la leche a calentar con la nata y el sobre de cuajada. Ojo, es importante que la leche sea entera. Disculpad porque yo en la foto la he puesto semidesnatada, pero debe ser entera:

Calentamos la leche y la nata

Anadimos también un sobre de cuajada

Una vez caliente (ojo, no debe hervir), anadimos la tableta de turrón que previamente hemos troceado:

Partimos la tableta de turrón en trocitos

Los anadimos a la leche con la nata y con la cuajada

Removemos muy bien hasta que el turrón se haya deshecho completamente. Ojo, cuesta un poco al principio, pero se integra perfectamente. Vereis que os pueden quedar algunos trocitos de almendra sin deshacer, pero no pasa nada, le da un toque rústico muy original. Esta mezcla tampoco debe hervir, así es que tenéis que tener cuidado de que no lo haga. Una vez disuelta e integrada la tableta en la mezcla de leche, nata y cuajada, la retiráis del fuego y la dejais enfriar un poco:

Batimos todo bien para que se incorpore

Lo retiramos del fuego

Colocáis la mezcla en una pequena jarrita, y podés proceder a llenar los recipientes en los que vais a servir la crema. A mi me gustan mucho los vasitos de cristal de yogurt, o si no, estos tarritos de plástico duro que compré en Makro. También los tienen en CASA. Son muy útiles, porque se cierran y así no cogen sabor en la nevera mientras se enfrían:

Rellenamos unas copitas o recipientes

Idem

Idem

Con estas cantidades me salieron 8 vasitos. Una vez llenos, los metéis en la nevera para que la cuajada coja la consistencia necesaria. Deben permanecer ahí al menos un par de horas antes de servir.

Y… voilá! Qué os parece? Fáciles y navidenos, no?

Crema de turrón

El estilismo es el siguiente: los vasitos son de Makro (aunque también los podéis encontrar en CASA), la bandejita es de IKEA y las estrellitas, de Alemania.

Con esto me despido hasta el domingo que viene, no sin antes desearos una Navidad feliz, muy feliz, al lado de todos los vuestros.

Os mando un besote muy fuerte desde Alemania cargado con todo mi carino.

Cocotte.

 

 

 

Ensalada de langostinos con vinagreta de mango

Ensalada de langostinos con vinagreta de mango

Mis queridos “glamcooks”:
Si el otro día os presenté una idea de plato principal para una de las cenas o comidas de Navidad, hoy os quiero inspirar para uno de los entrantes. Para ello os traigo una ensalada ligera que combina a la perfección con cualquier plato principal de un día festivo, que suelen ser más pesados: se trata de una ensalada de langostinos sobre un lecho de canónigos y rúcula, acompañados de tomates cherry y aguacate, coronada con pistachos y bañada con una vinagreta de mango que le da un toque dulce y exótico. Es muy sencilla de elaborar y el resultado es delicioso. ¿Os animáis a hacerla? Pues empezamos.

Vais a necesitar:

  • 4 ó 5 langostinos cocidos por persona
  • un puñado de rúcula
  • un puñado de canónigos
  • 4 tomates cherry por persona
  • 8 ó 10 cuadraditos pequeños de aguacate por persona (para 4 personas, yo he utilizado medio aguacate)
  • 10 pistachos por persona
  • una cucharadita de mermelada de mango
  • sal y pimienta

Ingredientes ensalada de langostinos con vinagreta de mango

 

Lo primero que vamos a hacer es preparar todos los ingredientes para montar las ensaladas individuales, y vamos a comenzar por pelar los langostinos:

Pelamos los langostinos

A continuación, lavamos y partimos en dos los tomates cherry:

Partimos en dos los tomates cherry

Idem

Pelamos ahora el aguacate y lo partimos en cuadraditos pequeños:

Pelamos y partimos el aguacate

Y una vez que tenemos todos los ingredientes, comenzamos a montar las ensaladas. Yo he utilizado estas copitas que he comprado en CASA que me parecen de lo más versátiles, tanto para salado como para dulce. Ponemos una base de canónigos, y encima, un puñadito de rúcula:

Montamos las ensaladas

Ponemos una base de canónigos

Sobre ellos, un puñadito de rúcula

Añadimos los tomate cherry y el aguacate:

Añadimos los tomates cherry

Y el aguacate

Y procedemos ahora a hacer la vinagreta que probablemente sea lo más original de esta receta y lo que la hace redonda. Para hacerla, he utilizado esta mermelada de mango que me ha regalado mi amigo Dámaso, y que me tiene totalmente enamorada, no solo por su sabor, que es excepcional, sino por la historia que tiene detrás el producto:

DSCN0813

Es una mermelada elaborada a partir de mangos cosechados en una finca familiar de árboles de mango situada en la comarca de Axarquía, en el corazón de la provincia de Málaga, un lugar privilegiado que cuenta con un microclima subtropical que permite poder obtener mangos de altísima calidad durante todo el año. Los árboles se cultivan de forma ecológica, sin utilizar ningún producto fitosanitario y abonados solo con materia orgánica. Con el tiempo, crearon una pequeña empresa, “Sabor a Mango“, una empresa familiar y artesanal que produce esta delicia de mermelada, que más que mermelada es ¡mango triturado! Tan solo lleva mango (86%), azúcares de caña ecológica (11%), zumo de limón ecológico como antioxidante natural y una pizca de agar agar para espesar. Yo ya lo he utilizado para acompañar foie y solomillo, y es una auténtica delicia, y nos permite tener mango en cualquier época del año. Ahora han comenzado a vender online y se merecen triunfar, porque su producto es excelente. Os invito a visitar la web. ¡Mucha suerte, chicos!

Lo que he hecho ha sido añadir tres cucharadas de mermelada a un buen chorro de aceite. La proporción la vais a ver vosotros mismos, ya que tiene que saber a mango y no a aceite. Os recomiendo que utilicéis un buen aceite de oliva virgen extra, y que añadáis sal y pimienta al gusto. Una vez añadido todo en el vaso de la batidora, lo trituráis bien para que emulsione. Mirad, os tiene que quedar así:

Idem

Emusionáis bien con la batidora

Y ahora, añadís la vinagreta sobre las ensaladas, y añadís los pistachos. Ojo, haced esto en el último momento, ya que si no, la ensalada se os quedará blanda. Podéis tenerlo todo preparado y añadir la vinagreta los pistachos justo antes de servir:

Añadís la vinagreta y los pistachos pelados antes de servir

Y…, ¡voilá! ¿Qué os parece? Un entrante de nivel… El dulzor de la vinagreta hace a esta receta redonda.

Ensalada de langostinos con viangreta de mango

El estilismo es todo de CASA: tanto la copita como los paltos como el plato morado de debajo y el bajo plato plateado.

Espero que os haya inspirado esta receta para cocottear con todo vuestro cariño estas Navidades. Aunque el amor hay que demostrarlo cada día del año, Navidad es un momento excelente para hacerlo visible, y el cocotteo es una manera más de interpretarlo… Ya sabéis, no os olvidéis nunca de añadir esa doble ración de ingrediente secreto que hace que las recetas nunca fallen, amor, mucho amor…

Os envío un beso muy fuerte no sin antes desearos una semana tan ligera y deliciosa como esta receta.

Cocotte.

 

Solomillo de cerdo al Pedro Ximénez con ciruelas y castañas

Solomillo de cerdo al Pedro Ximénez con ciruelas y castañas (y patatas al romero)

 

Mis queridos “glamcooks”:

Este mes voy a intentar daros algunas ideas que os puedan inspirar para vuestras cenas de Navidad. Es posible que no cenéis en casa esa noche, pero si ese es el caso, os invito de todas formas a que organicéis alguna reunión en casa para que podáis celebrar la Navidad cocotteando a vuestra manera. La receta de hoy es un plato delicioso que ya hemos hecho en casa un par de veces, y que será, sin duda, el plato principal de una de nuestras comidas de estas fiestas: se trata de un solomillo de cerdo al Pedro Ximénez con ciruelas y castañas, al que vamos a acompañar con unas patatas al horno con romero. Aunque la preparación es un poco laboriosa, el resultado es delicioso. ¿Queréis aprender a hacerlo? Pues Empezamos.

Vais a necesitar (para 6 personas):

Para marinar la carne (yo la marino la noche anterior para que no tenga un excesivo sabor a cerdo):

  • Un par de cucharadas de aceite
  • Dos o tres cucharadas de salsa de soja
  • Pimienta y ajo en polvo

Para la receta:

  • 2 solomillos de cerdo (si es ibérico, mejor), más bien grandes
  • una cebolla
  • una bolsa de castañas cocidas (mirad, yo compro éstas en Mercadona, y salen riquísimas. Si no las encontráis, podéis cocer en caldo o asar unas castañas normales).
  • un puñado de ciruelas pasas sin hueso
  • una cucharada de harina
  • un vaso grande (250 ml.) de caldo de carne
  • medio vaso (125 ml.) de vino Pedro Ximénez (lo podéis encontrar también en Mercadona)
  • Sal y pimienta

Ingredientes solomillo de cerdo al pedro Ximénez con ciruelas y castañas

Para las patatas:

  • 8 ó 9 patatas medianas
  • aceite de oliva
  • sal, pimienta y romero

Ingredientes patatas al romero

Como os he comentado anteriormente, el día anterior preparo la carne. Para ello, limpio los solomillos de cualquier veta de grasa, y los pongo en una fuente con un par de cucharadas de aceite, un par de cucharadas de soja (si tenéis salsa teriyaki, ¡mejor!, si no, con la de soja es suficiente), pimienta y ajo en polvo. Dadles un par de vueltas para que se recubran bien de la marinada, y dejadlos en la nevera hasta el día siguiente.

Y ahora, comenzamos a preparar la receta. Lo primero que vamos a hacer es pelar y picar fina la cebolla y la pochamos en una sartén con aceite:

Pelamos la cebolla

Pochamos la cebolla

En paralelo, cortamos los solomillos en dos mitades (para que nos entren mejor en la sartén), y los sellamos en una sartén diferente con un poco de aceite. Sellar la carne significa dorarla muy bien y a fuego muy fuerte por todos los lados. Eso evitará que se pierdan los jugos, y la carne quedará muy jugosa:

Cortamos en dos los solomillos

Los sellamos bienen la sartén con aceite caliente

Por todos los lados

DSCN0402

Una vez bien sellada (se tarda un ratito hasta que está muy bien dorada por todos los lados), retiramos los solomillos de la sartén y los apartamos. En esa misma sartén, y ya a fuego más bajo, añadimos el medio vaso de vino Pedro Ximénez y removemos bien el fondo para que se suelten todos los restos de freír la carne y toda su esencia. Esta acción se llama “desglasar”.

Retiramos los solomillos de la sartén

Añadimos el Pedro Ximénez

Desglasamos con el Pedro Ximénez

removemos bien para que se unifique el vino con los jugos de la carne

Con una cuchara de palo, removemos apra retirar todos los restos de la carne

Mientras desglasamos la sartén con el Pedro Ximénez y los restos de la carne, añadimos una cucharada de harina a la sartén en la que teníamos la cebolla, que a estas alturas, ya debe estar dorada, y la removemos bien:

Añadimos la harina a la cebollita dorada

Idem

Incorporamos esta mezcla a la sartén con el Pedro Ximenez y removemos bien para que se integre todo:

Incorporamos la cebolla con la harina a la sartén del Pedro Ximénez

A continuación, incorporamos de nuevo los solomillos a la sartén:

Incopormos ahora los solomillos

Y añadimos el vaso de caldo de carne:

Añadimos el caldo de carne

Cubrimos con el caldo

Lo dejamos hervir hasta que la salsa espese

Añadimos ahora las castañas y las ciruelas:

Añadimos las castañas y las ciruelas

Y lo dejamos cocer hasta que la salsa espese (unos 20-25 minutos), a fuego medio/bajo.

Mientras, vamos a ir preparando las patatas. Lo primero que vamos a hacer es poner agua con sal a hervir. Pelamos las patatas y las cortamos en trozos medianos, y las hervimos unos 10 minutos:

Ponemos agua a calentar con sal

Pelamos las patatas

Idem

Las partimos el trozos

Idem

Las hervimos hasta que estén al dente

Mientras se hacen, calentamos el horno a fuego fuerte (200º), y vamos a colocar aceite de oliva en una fuente de horno grande, en la que vamos a colocar luego las patatas. Metemos la fuente en el horno sin las patatas para que el aceite se caliente:

Cubrimos la base de la fuente con aceite

La metemos al horno

Pasados los 10 minutos de cocción de las patatas, las sacamos y las escurrimos bien. Ojo, que luego hay que ponerlas sobre el aceite caliente, así es que escurridlas bien para que el aceite no salte mucho.

Escurrimos las patatas

Sacamos con muchísimo cuidado la fuente con el aceite caliente del horno, y sobre el aceite, también con muchísimo cuidado, añadimos las patatas cocidas. Añadimos la sal, la pimienta y el romero, y las removemos:

Echamos con cuidado las patatas hervidas al aceite caliente y añadimos el romero, la sal y la pimienta

 

Removemos bien

Las volvemos a meter al horno hasta que se doren:

las volvemos a meter al horno hasta que se doren

Una vez doradas, sacamos las patatas al romero del horno

Y…, ¡voilá! Aquí tenéis el resultado:

DSCN0198

Antes de servir, yo os recomiendo que cortéis el solomillo en medallones. Así es más fácil servirlo y queda mejor en la fuente. Lo recubrís con la salsa y lo acompañáis con las patatas, y ¡a disfrutar!

Espero que os animéis a hacer esta receta, porque de verdad es una delicia. Además, se puede perfectamente hacer con antelación para que el día de la cena en cuestión, estéis más relajados.

Y con este plato de postín me despido hasta el domingo que viene donde os daré alguna sugerencia de entrante…

Os deseo una semana fantástica.

Cocotte.

 

Cheescake de calabaza (Pumpkin Cheescake)

Cheescake de calabaza (Pumpkin Cheescake)

Mis queridos “glamcooks”:

Porque tengo que dar muchas gracias por todo lo que tengo en esta vida (y porque ya sabéis que yo soy “celebrona” de nacimiento), ayer celebramos en casa el Día de Acción de Gracias (con un par de días de retraso…, ya que fue el pasado jueves). Los americanos celebran en este día (Thanksgiving) la primera cosecha que obtuvieron los ingleses que desembarcaron en Estados Unidos y el haber podido superar su primer y duro invierno allí. Pese a que es una tradición que no se celebra en nuestro país, yo me quedo con la parte más poética del tema, el dar las gracias, y lo hicimos anoche al más puro estilo americano: con pavo,  dos tipos de relleno (de manzana y frutos secos y de miga de pan, especias y bacon), “velvet mashed potatoes” (un puré de patata con queso crema que subiré en breve porque es un escándalo), puré de boniato y batata, cramberry sauce y la famosa “gravy” o salsa para acompañar el pavo… Gracias Gon (de El Lebrillo , al que encargué el pavo y el relleno de manzana), porque parte del éxito fue tuyo, y además, porque así puede centrarme en todos las guarniciones, que son tan importantes en esta cena como el mismo pavo. Por cierto, os paso luego por Twitter su contacto por si queréis pavo (o lo que sea), estas navidades!

Aunque en breve subiré un post con algunos de los acompañamientos por si queréis hacerlos en Navidad, hoy quiero compartir con vosotros otra de las recetas que hice anoche y que también son típicas de la cena de Thanksgiving: un cheescake de calabaza (o pumpkin cheescake). Os recomiendo probarlo porque es un éxito garantizado. ¿Queréis ver cómo se hace?  Pues empezamos.

Vais a necesitar:

Para la base:

  • 10 galletas tipo Digestive
  • 4 cucharadas (si tenéis las medidas americanas 4 tablespoons) de mantequilla

Ingredientes de la base

Para la masa:

  • 750 g. de queso crema (tipo Philadelphia). Ojo, ¡no cojáis el light! El normal.
  • 250 g. de azúcar
  • 3 cucharadas de harina (si tenéis las medidas americanas, 3 tablespoons)
  • Una lata de puré de calabaza (lo suelen vender en las tiendas tipo Taste of América). Si no tenéis ninguna cerca, coced 400 g. de calabaza y haced con ella un puré. Es lo mismo. Mirad, yo compro he comprado ésta:

Calabaza triturada

  • Dos cucharaditas de canela molida
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • Una cucharada de extracto de vainilla
  • Media cucharadita de sal
  • 4 huevos

Ingredientes Cheescake de calabaza

Lo primero que vamos a hacer es la base. Para ello, trituramos las 10 galletas en el accesorio picador de la batidora:

Trituramos las galletas

Idem

Derretimos la mantequilla en el micro, y la añadimos a las galletas trituradas:

Derretimos la mantequilla en el micro

Idem

Añadimos la mantequilla a las galletas

Idem

A continuación, ponemos la mezcla en la base del molde (yo he utilizado uno de 20 cm, porque me gusta el cheescake alto) y lo apretamos bien para que quede uniforme:

Ponemos la mezcla en la base del molde

Idem

Lo horneamos a 175º durante 10 minutos:

Horneamos 10-12 minutos

Mientras se hace, vamos a ir preparando la mezcla del relleno. Para ello, lo primero que vamos a hacer es mezclar el queso con el azúcar:

Mezclamos el queso con el azúcar

No sé si tenéis las medidas americanas de cocina (las cups y las spoons), pero si no es así, os recomiendo que os hagáis con un juego de cada, porque así podréis descubrir todo el universo de recetas americanas, cuyas medidas aparecen siempre en cups y spoons. Yo os he puesto la medida en gramos, pero mirad, éstas son las cups (una y un cuarto para la medida del azúcar):

Añadimos el azúcar al queso

Batimos bien para tener una mezcla homogénea:

Idem

Barimos bien

Añadimos ahora la harina, sin batir en exceso (mirad, éstas son las “spoons”, 3 enteras de harina):

Añadimos la harina

Una vez incorporada, vamos a añadir ahora el puré de calabaza, las especias, la sal y la vainilla:

Y ña calabaza, la sal, la vainilla y las especias

Idem

Lo batimos bien y añadimos ahora los huevos. Ojo, es importante que los incorporéis uno a uno y que los integréis bien antes de echar el siguiente:

Añadimos los huevos

Uno a uno e incorporamos cada uno de ellos

Mezclamos bien

A estas alturas, la base de galletas ya debe estar lista. Os debe quedar más o menos así:

Sacamos las galletas del horno

Procedemos ahora a echar la mezcla con cuidado sobre la base de galletas:

Añadimos la mezcla sobre la base de galletas con cuidado

DSCN0663

Y con mucho cuidado, lo metemos al horno durante 45 minutos, a 150º(el horno debe estar previamente calentado):

Horneamos 45 minutos a 180º

Una vez que hayan pasado los 45 minutos, apagamos el fuego y ojo, LA CLAVE DE ESTE PASTEL: lo dejamos reposar A PUERTA CERRADA Y DENTRO DEL HORNO, durante 2 HORAS MÁS. Esto se hace para evitar que se cuartee y raje la superficie. Incluso haciéndolo al pie de la letra, a veces ocurre (como ha sido mi caso), pero entonces, lo servís ya partidito en porciones, y ni se nota.

Y…, ¡voilá! Con un poco de nata montada es una verdadera y sorprendente delicia:

Cheescake de calabaza (Pumpkin Cheescake)

Si os gustan los cheescakes tipo americano, no dejéis de probar éste. El toque de la calabaza, la canela y el jengibre lo hacen insuperable… Os animo de corazón a probarlo y a que me contéis ¡qué os ha parecido!

El estilismo es el siguiente: el plato de postre es de CASA y la fuentecita de la nata la compré en Alemania.

Os mando un besote enorme a todos no sin antes daros las gracias a vosotros también por estar ahí siempre.

¡Nos vemos el domingo que viene! Os espero.

Cocotte.

 

Patatas picantes con níscalos

Patatas picantes con níscalos (al estilo de mi Carmela)

Mis queridos “glamcooks”:

El pasado viernes, CocotteMinute cumplió 3 años. Tres años repletos de recetas y de entusiasmo para asomarme, domingo a domingo, a esta ventanita de glamcooking para compartir con vosotros mi particular visión del cocotteo, que no es más que cocinar con esa mezcla de ingredientes secretos que nunca fallan: amor, mucho amor, dos tazas de creatividad, una de atrevimiento y una pizca de sentido del humor. Gracias a todos los que habéis hecho que haya llegado hasta aquí, cargándome de energía domingo a domingo.  Sin vosotros, nunca hubieses sido posible. Así es que gracias, de corazón, millones de gracias.

Y para celebrarlo, aunque iba a subir la receta de una tarta, he preferido escoger ésta que para mí tiene un significado especial: unas patatas picantes con níscalos al estilo de mi adorada abuela Carmela, un personaje crucial en mi vida a la que todavía recuerdo cada noche antes de dormir. Ella fue clave en mi pasión hacia la cocina, aunque se marchó antes de que pudiese enseñarme todas esas recetas que todavía hoy saboreo al recordar. Ésta sí pude rescatarla,  y espero que os guste tanto como a nosotros en casa. ¿Queréis aprender a hacerla? Pues empezamos.

Vais a necesitar:

  • 450 gr. de níscalos
  • 6/7 patatas grandes
  • 1 cebolleta
  • Medio pimiento verde
  • 1 vaso de vino blanco (bueno)
  • Caldo de pollo
  • 1/2 hojas de laurel
  • 3 o 4 cayenas
  • 1 cucharada de pimentón
  • Perejil fresco
  • 3 dientes de ajo
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • Taquitos de jamón serrano

Ingredientes de patatas picantes con níscalos

Lo primero que vamos a hacer es limpiar los níscalos. Ojo, ésta es una seta que no es fácil de limpiar, ya que es delicada y puede perder rápido su sabor. La manera correcta sería la siguiente: sujetarlos como si fueran un pequeño paraguas debajo del grifo, sin que el agua toque la parte interior del níscalo, y con el dedo, ir quitando toda la parte terrosa de la superficie que, al ser impermeable, no absorberá nada de agua. Una vez limpios, los colocáis de pie en un escurridor, mirad, así:

Limpiamos los níscalos con cuidado sujetándolos bajo el grifo como si fueran un paraguas

Los colocamos de pie en un escurridor

Níscalos ya limpios

Una vez limpios, les quitamos el pie con mucho cuidado, y los troceamos en pedacitos más bien grandes:

les cortamos el pie

Idem

Y los troceamos en trozos grandes

Idem

Pelamos ahora las patatas: Yo he comprado éstas gallegas que, aunque feas, son deliciosas. Me han costado un poco mas caras que las normales, pero al ser las protagonistas del plato, junto con los níscalos, he preferido invertir en ellas porque en este plato son clave:

Pelamos ls patatas

Idem

Idem

Y ahora vamos a cortarlas, pero ojo, esta vez las vamos a “chascar”, es decir, vamos a meter un poco el cuchillo en ellas y luego vamos a hacer palanca con él para partirlas como si las estuviésemos partiendo con la mano. De esta manera, ayudamos a  que el almidón de la patata se libere de forma gradual, lo que ayuda a espesar el guiso. Mirad, así:

Chascamos la patata

Idem

Patatas chascadas

Patatas y nísclaos preparados

Vamos a proceder ahora a preparar el resto de las verduras: limpiamos y partimos la cebolleta, y hacemos lo mismo con el medio pimiento:

Limpiamos y partimos el pimiento y la cebolla

Partimos la cebolla

Idem

Y ahora, el pimiento:

Partimos el pimiento

Idem

Ponemos aceite en una olla a calentar, y añadimos la cebolla. pasados unos minutos, cuando ya esté pochada, añadimos el pimiento:

Ponemos aceite en luna olla

Añadimos la cebolla

Mientras se hace, vamos pelando y picando los 3 ajos:

pelamos y picamos los 3 ajos

Idem

Añadimos ahora el pimiento a  la olla:

Añadimos el pimiento a la olla

Idem

En una sartén aparte, ponemos un poco de aceite, y en ella, vamos a freír los ajos y las cayenas. A nosotros nos gusta picante, por lo que he abierto las 3 cayenas, pero ojo, ¡ha salido picantón! Si no os gusta mucho, os recomiendo que NO las partáis:

Freimos el ajo y las cayenas

Idem

Mientras se doran los ajos, picamos fino el perejil. Mirad, yo lo hago con esta tijera que me regaló mi suegra y que ¡me resulta súper útil! Desde que la tengo, utilizo mucho más hierbas frescas. He visto que la tienen en tiendas CASA:

Picamos fino el perejil fresco

Idem

Una vez dorados los ajos, añadimos los níscalos a la sartén, y removemos bien. Una vez removidos, añadimos el perejil:

Añadimos los níscalos a la sartén

Removemos bien

Idem

Añadimos el perejil

Y volvemos a remover

Dejamos que los níscalos tomen un poco el sabor del ajo y de la cayena en la sartén durante unos 3 ó 4 minutos, y los añadimos a la olla donde teníamos la cebolla y el pimiento:

Añadimos los níscalos a la olla

Salpimentamos bien:

Salpimentamos

Y añadimos un buen vaso de vino blando, a poder ser uno bueno, uno que os beberíais, y lo dejáis reducir hasta que el líquido se haya evaporado casi por completo:

Añadimos el vino blanco (bueno)

Dejáis reducir el alcohol

Una vez reducido, añadís las patatas:

Añadís las patatas

Idem

Y el laurel y el pimentón:

Añadís el laurel y el pimentón:

Removéis bien, y lo cubrís todo con caldo de pollo:

Lo cubrís todo con caldo de pollo

Idem

Lo tapáis y lo dejáis cocer unos 25 minutos o hasta que veáis que las patata están ya hecha:

Lo dejáis cocer hasta que se hagan las patatas

Mientras, ponéis un poco de aceite en una sartén y freís un poco los taquitos de jamón. Mirad, yo compro éstos en Mercadona que son muy pequeñitos, ideales para un plato así:

Taquitos de jamón

Freimos un poco los taquitos de jamón

Cinco minutos antes de que acabe la cocción, sacáis 6 ó 7 trocitos de patatas y los machacáis con un tenedor. Una vez hecho esto, las volvéis a meter en la olla. Esto espesará el guiso y le dará un punto de textura delicioso…

Sacáis unas cuantas patatas

Las machacáis con un tenedor

Y lo añadís a la olla

Idem

Lo dejáis cocinar 5 minutos más, rectificáis de sal y lo servís con unos taquitos de jamón por encima….

¡Voilá! ¿Qué os parece? Os aseguro que estaban deliciosas. Es un plato único, delicioso y de temporada que os recomiendo probar. Si alguno tiene alguna variación sobre el tema, que por favor la comparta. ¡¡Adoro las setas!!

El estilismo es sencillo: unas ollitas de barro de los chinos, una cesta del pan de CASA y unas hojas de mi jardín…

Patatas picantes con níscalos

Y con esto me despido hasta el domingo que viene. Este jueves es Thanksgiving, una festividad americana que a mí me gusta también celebrar (ya sabéis que para Cocotte, cualquier excusa de celebración el válida, pero ésta especialmente), porque si no diera las gracias por todo lo que tengo en esta vida, sería una ingrata…

Os mando un besote muy fuerte y os deseo una semana tan reconfortante como esta receta (y si la queréis picante, ¡también!)

Cocotte.