CocotteMinute – Glam cooking, creative living
Cebollitas francesas glaseadas (guarnición)

Cebollitas glaseadas (guarnición)

Mis queridos “glamcooks”:
Después de un apasionante viaje a Japón que ha resultado de los más inspirador,  ya estoy de vuelta con todos vosotros y esta vez con una recetita muy sencilla pero que llevaba tiempo queriendo compartir con vosotros, ya que es una de mis guarniciones favoritas: las cebollitas francesas glaseadas. No sabéis lo ricas que resultan y lo fáciles que son de hacer. ¿Os animáis a aprender? Pues empezamos.

Vais a necesitar:

  • cebollitas francesas
  • mantequilla
  • azúcar moreno

Ingredientes cebollitas glaseadas

Para que podáis calcular, se utilizan aproximadamente dos cucharadas y media de azúcar moreno por cada 25 gs. de mantequilla.

Lo primero que vamos a hacer es pelar las cebollitas, y para esto, os voy a enseñar un truco que me ha enseñado mi amigo Gon y es el siguiente. Poned las cebollitas en una fuente honda sin pelar y cubridlas con agua muy caliente durante un par de minutos. Eso hará que la piel se suelte un poco de la cebolla y así será mucho más fácil pelarlas. Mirad:

Ponéis als cebollitas en una fuente honda y calentais el agua

calentáis el agua hasta que casi hierva

las cubrís con el agua casi hirviendo

Una vez pasados los dos minutos más o menos, ya podéis sacarlas con cuidado de no quemaros y podéis comenzar a pelarlas. Veréis qué fácil resulta:

DSCN0691

DSCN0692

Cortáis ahora la mantequilla, y la ponéis en una sartén lo suficientemente grande como para poner todas las cebollitas. Una vez derretida la mantequilla, añadís las cebollitas y las doráis bien:

Cortamos la mantequilla

Fundimos la mantequilla en una sartén

Añadimos las cebollitas

Cuando hayan pasado un par de minutos, añadís el azúcar. Recordad, dos cucharadas y media por cada 25 gs. de mantequilla. Yo he utilizado para esta cantidad 75 grs. de mantequilla y 7 cucharadas y media de azúcar:

Medís el azúcar

Idem

Añadís el azúcar a la cebollitas en la sartén

Idem

Removéis bien y dejáis cocinar

A continuación las tapamos, y las dejamos hacer a fuego medio hasta que veamos que están completamente caramelizadas:

DSCN0696

Y—, ¡voilá! Ya están. ¿Qué os parecen? Es una guarnición deliciosa, de lo más Cocotte y de lo más Minute que os invito a probar. ¡Gusta a niños y mayores! Y además, es verdura.

Cebollitas glaseadas

El estilismo es el siguiente: la fuentecita alargada, las dos pequeñitas con forma de flor y el individual son de A Loja Do Gato Preto.

Y con esta receta sana y dulce me despido de vosotros hasta el domingo que viene, no sin antes desearos una Semana Santa reparadora, en la que disfrutéis mucho de los vuestros y recarguéis pilas para el sprint final del curso. Espero que podáis aprovechar algún día para cocottear y agasajar a los vuestros con alguna recetita rica y sencilla, que hacerles felices con la cocina cuesta muy poco y siempre sale bien, si no os olvidáis de añadir el ingrediente secreto: amor, mucho amor.

Un besote muy, muy fuerte y hasta el domingo que viene.

Cocotte.

 

Tataki de atún con sésamo

Tataki de atún con sésamo

Mis queridos “glamcooks”:

Probablemente cuando estéis leyendo estas líneas yo estará de nuevo caminito del País del Sol Naciente, esa maravillosa tierra que me fascina y de la que nunca dejo de aprender cosas. Tengo la fortuna de trabajar en una empresa japonesa desde hace ya varios años, y durante este tiempo, he aprendido a conocerles y respetarles profundamente. Desde su honestidad, rigor, precisión y profundo sentido de la responsabilidad y respeto en el trabajo, hasta su exquisita sensibilidad (cuyo umbral está muy por encima del nuestro, ya que llegan a  ver y crear belleza allí donde nuestros ojos no están entrenados para apreciarla), hacen que trabajar con ellos continúe siendo año tras año una experiencia de lo más enriquecedora. Y también con ellos he conocido más en profundidad su delicada y deliciosa gastronomía. Por eso hoy he elegido esta receta que seguramente habréis probado en algún restaurante pero que estoy segura no os habréis atrevido a hacer en casa pensando que es difícil: un tataki de atún con sésamo. pues bien, no sólo es sencillísima, sino que además, no puede ser más sana. Es otra receta que he aprendido con mi amigo Gon… Mil gracias Gon, ¡eres mi sensei culinario! ¿Queréis aprender a hacerla? Pues empezamos.

Vais a necesitar:

  • Unos lomos de atún (si lo compráis fresco, es mejor congelarlo antes de hacerlo, ya que el tataki se come muy poco hecho, y así evitáis el anisakis, un parásito que se adquiere con la ingesta de pescado crudo y que puede causar lesiones en el aparato digestivo)
  • 8 cucharadas soperas de soja
  • 3 cucharadas soperas de vinagre de arroz (que se adquiere en grandes superficies o en tiendas de alimentación oriental)
  • 1 trocito de jengibre fresco
  • sésamo

DSCN0630

Mirad, éstos son los ingredientes especiales que contiene esta receta, jengibre y vinagre de arroz, pero que son fáciles de encontrar (en Carrefour o en Hipercor los tienen seguro):

DSCN0631

Con ellos, y con la soja, vamos a hacer un aliño donde vamos a macerar el atún.

Lo primero que vamos a hacer es cortar el atún en trozos grandes (de ración) más o menos de este tamaño (mirad qué trozo más maravilloso compré fresco en Makro (me llevó mi amigo Gon y me pareció una experiencia religiosa… ¡nunca había estado! Fue como ir a Disneyland, gracias, Gon…). Lo tuve que congelar por el tema del anisakis, pero luego lo descongelé.

Cortamos el lomo de atún en trozos

Idem

Lo ponemos en una fuente honda, ya que sobre él vamos a poner el aliño.

Hacemos un aliño con la soja, el vinagre de arroz y el jengibre

Vamos a hacer ahora el aliño en el que vamos a marinar el atún. Lo primero que vamos a hacer es pelar y picar fino el jengibre:

Pelamos el jengibre

Pelamos y cortamos el jengibre

Y lo añadimos a la fuente con el atún:

Lo añadimos a la fuente con el atún

Hacemos la mezcla ahora de las 8 cucharadas soperas de la soja, junto con las 3 del vinagre de arroz y lo añadimos a la fuente del atún con el jengibre:

Añadimos la soja y el vinagre de arroz

Lo dejamos macerar en la nevera durante un par de horas

Lo cubrimos ahora todo con un film transparente, y lo dejamos marinar en la nevera durante al menos dos horas antes de hacerlo:

Lo cubrimos con film transparente

Vamos a preparar ahora unas judías verdes un poco al dente para acompañar nuestro tataki. Para ello, cortamos los extremos de las judías:

Hacemos las judías

Cortamos las puntas de las judías

Idem

Ponemos un poco de aceite en una sartén, y las freímos a fuego fuerte durante unos minutos, salpimentamos, y tapamos:

Ponemos aceite en una sartén

Freímos las judías a fuego fuerte

salpimentamos

las tapamos un poco

Retiramos las judías cuando todavía estén un poco duritas (al dente):

UY las sacamos doradas pero al dente

En esa misma sartén, freçimos ahora, a fuego fuerte, los lomos escurridos, y los vamos girando en la sartén para que se doren por todos los lados:

En esa misma sartén freímos a fuego fuerte los lomos por cada lado

Idem

Idem

Una vez bien dorados, los retiramos de la sartén:

Los sacamos uan vez dorados por todos los lados

Ahora, rebozamos los lomos ya fritos en el sésamo:

Idem

Y ahora, los ponemos sobre una fuente y los cortamos en rodajas de este tamaño. Veréis que los bordes están hechos, pero el centro, no:

Los cortamos en una tabla así

Idem

Y…, ¡voilá! ¿Qué os parece? De lo más profesional, ¿no? Os recomiendo probarlo porque es una receta digna de restaurante que podéis hacer de manera muy sencilla en casa.

Tataki de atún con sésamo

Lo hemos servido con las judías y un poco de la salsita de la marinada para mojar en ella los trocitos. El estilismo es el siguiente: el plato y el cuenco son de una vajilla cuadrada de Aldaba.

Espero que os guste y que os animéis a hacerlo, y os deseo una semana cargada de sensibilidad y sabor, como esta receta… Yo iré compartiendo puntualmente con vosotros desde Instagram mi día a día en Tokio y ¡cualquier delicia nipona que encuentre!  ITADAKIMASU!! (que se utiliza para decir “¡que aproveche!” y que significa algo así como “gracias a Dios tenemos comida” o bien se utiliza para agradecer al cocinero el haber preparado una comida deliciosa. Ellos son así de divinos…).

¡Un besote muy fuerte y hasta la semana que viene!

Cocotte.

Tarta fina de manzana (en hojaldre)

Tarta fina de manzana (en hojaldre)

Mis queridos “glamcooks”:

Como ya habréis podido comprobar, Cocotte no es muy golosa, pero hay una tarta que le vuelve loca: la de manzana templada, en cualquiera  de sus variedades. Aquí en el blog ya tenéis unas cuantas: la tarta Absoluta de Manzana, la tarta Tatin (una de mis favoritas, sin duda) o el Apple Crumle, que, pese a no ser exactamente una tarta, es otra variación con manzana deliciosa. Pues bien, hoy quiero compartir con vosotros otra versión que seguro habréis probado y que no puede ser más “cocotte” ni más “minute”: la tarta fina de manzana en hojaldre. Con un par de truquitos que aquí os voy a mostrar, vais a incorporarla en vuestro palmarés de postres exitosos. ¿Queréis aprender a hacerla? Pues empezamos.

Vais a necesitar, para 4 tartitas:

  • 1 lámina de hojaldre (yo he utilizado el de Mercadona congelado, porque me parece delicioso)
  • 1 manzana y media (podéis utilizar golden, aunque la mejor variedad para cocinar manzana es la reineta)
  • mantequilla
  • azúcar moreno
  • canela (opcional)
  • helado de vainilla para acompañar

Ingredientes tarta fina de manzana en hojaldre

Lo primero que vamos a hacer es dejar descongelar el hojaldre. Una vez descongelado, lo cortamos en 4 circulitos con un cortapastas (si no tenéis, podéis utilizar cualquier tupper que tenga el tamaño de tartita que queráis hacer):

Extendemos el hojaldre y cortamos cicrulitos con forma de minitarta

Idem

Ojo, no tiréis lo que os sobre de hojaldre. Guardadlo, y con ello podéis hacer unos minipaquetitos o rollitos de hojaldre con nocilla para la merienda, o unos palitos retorcidos con parmesano para el aperitivo.

A continuación, ponéis un papel de horno sobre una bandeja, y lo untáis bien con mantequilla y con un pincelito en aquellos círculos donde vayáis a poner el hojaldre. Sobre ellos, espolvoreáis un poco de azúcar moreno. Ésta es la CLAVE de la receta. Si lo hacéis así, las tartitas se empaparán de mantequilla y caramelo por debajo, y quedarán crujientes y deliciosas. Éste es un secreto que aprendí de Samantha de España.

Untamos de mantequillla el papeld e horno

Espolvoreamos de azúcar las zonas donde vamos a colocar las tartitas

Idem

Colocamos ahora los circulitos de hojaldre sobre las zonas en las que hemos puesto mantequilla y azúcar:

Colocamos los círculos de hojaldre sobre las zonas en las que hemos puesto mantequilla y azúcar

Pelamos ahora las manzanas y las cortamos en finos gajos. Mirad, así (yo utilizo este cortador que compré en IKEA, pero como hace los gajos muy gordos, corto cada uno de nuevo dos veces más):

Pelamos loas manzanas

las cortamos en finos gajos

Idem

Colocamos estos gajos sobre cada uno de los círculos de la siguiente manera:

Colocamos los gajos sobre el hojaldre en forma circular

DSCN0802

Ponemos ahora unos trocitos de mantequilla blandita sobre cada uno de los círculos:

Ponemos unos trocitos de mantequilla sobre cada tartita

Y espolvoreamos ahora con el azúcar moreno de nuevo, y opcionalmente (ojo, está mejor SIN canela), con la canela:

DSCN0805

DSCN0806

Las metemos ahora en el horno previamente calentado a 170º hasta que estén doraditas y el hojaldre esté totalmente hecho:

DSCN0809

Y, ¡voilá! ¿Qué os parece? Es una delicia de postre que se sirve templado y con una bolita de helado de vainilla por encima. También se puede servir con crema de leche o con nata montada.

DSCN0843

El estilismo es el siguiente: el plato y el cuenco son de la tienda CASA, los mantelitos los compré en un mercadito y la cucharita, en Alemania.

Éste, junto con el fondant de chocolate (que también os recomiendo probar, porque es sencillísimo) son mis dos postres estrella. El día que los hacemos en casa, ¡es toda una fiesta!

Por eso, porque no hay que esperar a días especiales para hacer felices a los nuestros con algo tan sencillo como es la cocina, os animo de corazón a probar esta receta.

Os mando un besote muy fuerte y os deseo una semana cálida y dulce, como esta receta…

Cocotte.

 

Ceviche de gambón con kikos

Ceviche de gambón con kikos

Mis queridos “glamcooks”:

La primavera ya está aquí y como muchos de nosotros hemos comenzado a cuidarnos para lucir tipín dentro de unos meses, hoy quiero compartir con todos vosotros esta receta que además de fácil y pintona, es sana, ligera y deliciosa: un ceviche de gambón con kikos (si estáis a dieta, sin kikos, sniff…). El ceviche es un plato sudamericanos de carme, pescado o marisco marinado en aliño cítrico. Ya os he dicho alguna vez que adoro la cocina peruana, considerada como una de las mejores del mundo (en este blog tenéis un par de recetas peruanas, el ají de gallina y la causa limeña, dos platos que os animo a probar). Pues bien, el ceviche es característico de su gastronomía. Quiero antes de continuar agradecer a mi amigo Gon (del catering El Lebrillo, que os recomiendo de corazón para bodas, comuniones, bautizos, etc, por las delicias que preparan y lo estupendos que son) el que siempre esté cerquita, enseñándome platos nuevos que compartir con vosotros y regalándome buenos ratos de risas y cocina que tanta falta me hacen este año taaan agotador… ¿Queréis aprender a hacerlo? ¡Pues empezamos!

Vais a necesitar (4 raciones):

  • 16 gambones (si lo servís de entrada, con 4 por persona es suficiente)
  • el zumo de 3 limas
  • el zumo de 1/2 limón
  • 1/2 cebolla roja o morada (¡clave!)
  • 4 ó 5 ramas de cilantro fresco
  • 5 gotas de salsa Perrins
  • 2 ó 3 de salsa picante (tipo Tabasco)

Ingredientes ceviche de gambón con  kikos

¡Y los kikos!, que le dan el toque redondo a esta receta:

Kikos

Comenzamos pelando los gambones y quitándoles la línea negra que tienen en la espalda, ya que es el intestino de la gamba y suele tener algo de suciedad:

Pelamos los gambones

Les quitamos los intestinos

Idem

A continuación, hacemos el zumo de las limas y del limón:

Hacemos el zumo de lima y de limón

Idem

Picamos fina la cebolla y el cilantro y lo ponemos todo en un bol:

Picamos la cebolla en rodajas

Picamos el cilantro

Añadimos en él los gambones partidos a la mitad:

Añadimos los gambones

Cortamos los gambones a la mitad

Ahora, echamos el zumo hasta cubrir los gambones:

Añadimos el zumo de limas y limón

Añadimos los zumos

Le toca el turno a la salsa Perrins y a la salsa picante (si os gusta picante, añadid unas gotitas más, pero ojo, que el plato ya de por si es fuerte con los cítricos y la cebolla):

Incorporamos las gotyas de salsa Perrins y de tabasco

Salpimentamos con sal y pimienta blanca:

Salpimentamos con sal y pimienta blanca

Y lo cubrimos con papel film y lo dejamos marinar en la nevera al menos dos horas antes de servirlo:

Lo cubrimosm con papel film y lo dejamos reposar en la nevera al menos dos horas

Justo antes de servir, y una vez ya emplatado, añadimos un puñadito de kikos, que se incorporan al final para que mantengan su textura crujiente, que le da un toque exquisito y sorprendente a la receta:

Añadimos un puñadito de kikos justoa ntes de servir

Y…, ¡voilá! ¿Qué os parece? El resultado es refrescante y delicioso, y os animo de verdad a probarlo.

Ceviche de gambón con kikos

El estilismo es el siguiente: el mantelito individual verde es de A Loja do Gato Preto, el platito con forma de corazón es de Alemania, y la cestita fue un regalo.

Espero que os haya gustado y que os animéis a probarla. Si es así, me encantará que lo compartáis conmigo.

Os mando un besote enorme y os deseo eso, una semana ligera y deliciosa, como esta receta.

Cocotte.

 

Rollitos de primavera

Rollitos de (ansiada) primavera

Mis queridos “glamcooks”:

Este viernes entra, por fin, la primavera. Adoro esta época del año en la que nos preparamos para el verano. Como ya os he dicho alguna vez, yo soy como las plantas y hago la fotosíntesis, por lo que tener más horas de luz y un tiempito más cálido me da la vida. Siento ganas de cuidarme, de renovar mi casa, de hacer deporte, en fin, me siento muuuucho más viva que en invierno. Por eso hoy, mis queridos “glamcooks”, quiero compartir con vosotros esta receta para darle la bienvenida a esta estación que tan buen “rollo” me da: rollitos de (ansiada) primavera. Seguro que los habréis comido mil veces en los restaurantes chinos. Pues bien, a partir de ahora, los vais a poder hacer en casa. Además, se pueden congelar, por lo que el día que os pongáis con ellos, haced muchos de un tirón y el resto, al congelador para otro día. ¿Os animáis a hacerlos? Pues empezamos.

Vas a necesitar (para unos 15 rollitos pequeños aproximadamente):

  • 100 gr. de carne picada de cerdo
  • Un paquete de obleas para rollitos de primavera pequeños (de venta en las zonas de cocina internacional de las grandes superficies o en los supermercados de cocina china)
  • Un puerro
  • Una cebolleta
  • 3 ó 4 hojas grandes de repollo
  • Una zanahoria
  • 75 gs. de brotes de soja (Mercadona los tiene)
  • jengibre en polvo
  • 1 cucharadita de aceite de sésamo (clave)
  • 6 de salsa de soja
  • aceite de girasol
  • un huevo para sellar los rollitos

Ingredientes rollitos de primavera

Mirad, éstos son los ingredientes más especiales de esta receta, pero a excepción del aceite de sésamo (delicioso, y con el que también podéis hacer una de las recetas estrellas de este blog, el tartar oriental de salmón picante) y las obleas de rollitos (que como os he comentado las podéis encontrar en las grades superficies o en lugares específicos en los que vendan alimentación china), el resto son fáciles de encontrar: la salsa de soja, los brotes de soja y el jengibre molido (todo comprado en Mercadona).

Ingredientes especfiales rollitos de primavera

Lo primero que vamos a hacer es preparar las verduras. Empezamos pelando y rallando la zanahoria.

Rallamos la zanahoria

Pelamos la zanahoria

Idem

Pelamos y picamos la cebolleta:

Pelamos y picamos la cebolleta

Idem

Preparamos el puerro (yo tenía algo congelado, y es lo que he utilizado):

Picamos el puerro

Limpiamos y picamos el repollo:

DSCN9995

DSCN9996

DSCN9998

Y pesamos los brotes de soja. Así, ya tenemos todas las verduras preparadas. Como os he comentado alguna vez, en la cocina china se tarda un  poco en la preparación de los ingredientes, pero luego, todo se hace al fuego en minutos, de ahí que sea crucial tenerlo todo preparado con antelación, porque una vez caliente el aceite, hay que ir añadiendo los ingredientes muy rápido.

Verduras preparadas

Ponemos ahora un poco de aceite de girasol en la sartén y lo calentamos:

Calentamos el aceite en la sartén

Añadimos la carme y la doramos:

Freímos la carne

Una vez dorada, añadimos toda la verdura, removemos bien, y la dejamos pochar durante unos dos minutos aproximadamente.

Añadimos las verduras

Añadimos todas las verduras

Incorporamos ahora la cucharadita de aceite de sésamo, las 6 de salsa de soja y un poco de jengibre en polvo:

Añadimos el jenjibre rallado, la soja y ela ceite de sésamo

Salpimentamos:

Salpimentamos

Y lo dejamos hacer  un minuto más. Recordad que la verdura debe quedar un poco dura (al dente). Una vez hecho el relleno, lo retiramos y lo dejamos enfriar.

Relleno rollitos

Vamos a proceder a hora a hacer los rollitos, que es facilísimo. Colocamos primero las obleas sobre una superficie lisa, y batimos un huevo, que nos va a servir para sellar los rollitos por los lados.

Comenzamos a rellenar los rollitos

Colocamos una cucharada de relleno en la mitad inferior de cada oblea y untamos de huevo los dos laterales interiores de cada una de ellas:

Colocamos un poco de relleno en la mitad inferior

Doblamos el rollito sobre sí mismo y untamos de huevo el borde superior y de nuevo los laterales, ahora, los de fuera:

Doblamos sobre sí mismos

Untamos con huevo el final del rollito y los laterales para que peguue

Doblamos cada lado del rollito hacia adentro:

Doblamos hacia adentro los laterales

Y volvemos a doblar el rollito sobre sí mismo, de manera que quede completamente cerrado:

Volvemos a doblar sobre si mismos

Y así hacemos con todos hasta que se nos acabe el relleno:

Rollitos preoparados

Ahora los vamos a freír en abundante aceite de girasol muy caliente, y una vez fritos y dorados por los dos lados, los vamos a dejar escurrir para quitarles el exceso de aceite, sobre un papel de cocina:

Freímos los rollitos en abundante aceite caliente

Idem

Doramos por los dos aldos

Los dejamos escurrir sobre papel de cocina

Y…, ¡voilá! ¿Qué os parece?  Ricos, ¿no? A mí me gusta servirlos calientes sobre una hojita de cogollo de lechuga fresquita, y con salsa de soja para acompañar.

Rollitos de primavera

Os recomiendo probarlos porque resultan deliciosos (el sabor del aceite de sésamo os transportará mentalmente a Asia…), y la combinación de temperaturas y texturas  es tan sorprendente como esa maravillosa parte del mundo que taaaanto me gusta.

El estilismo es el siguiente: el plato y el cuenquito son de una vajilla cuadrada de Albada, los palillos los compré en Tokio, y el precioso biombo de detrás es una antigüedad china que me trajo una amiga de París…

Espero que os guste y que os animéis a hacerla, y os deseo una semana exótica y llena de buen “rollito”, como este delicioso plato…

Un besote enorme y hasta el domingo que viene.

Cocotte.

Gratinado de patatas y cebollino (¡en el micro!)

Gratinado de patatas con cebollino (¡en el micro!)

Mis queridos “glamcooks”:

Espero que hayáis tenido una semanita estupenda. ¡¡¡Al menos hace sooollll!!! Biennnnnn…. Días como el de hoy me recargan las pilas. Estaba empezando a generar branquias y escamas con tanto agua… Y no es que no quiera que llueva, que es muy necesario, es que yo creo que soy como las plantas (hago la fotosíntesis), vamos, que si no tengo sol, estoy mustia, mustia… Pero ya vamos caminito de la primavera, y de solo pensarlo, estoy feliz….

La receta que quiero compartir con vosotros es muy Cocotte, y muy Minute, vamos, del tipo de recetas que definen este blog: pintonas y facilonas. Es un gratinado de patatas (que hacemos al microondas), con cebollino, queso y leche Ideal. Surgió de un aprieto (necesitaba una guarnición para un solomillo de cerdo, y era lo que tenía en casa), y resultó deliciosa. Desde entonces, acompañamos siempre el solomillo con este gratinado que espero os guste. ¿Os animáis a probarlo? Pues empezamos.

Vais a necesitar, para 4 personas:

  • 4 patatas medianas
  • 6 ó 7 tallitos de cebollino
  • 400 ml de leche Ideal
  • aceite, sal, ajo en polvo y pimienta

Ingredientes de gratinado de patatas y cebollino

Es importante que el cebollino sea fresco, ya que le otorga un gusto delicioso. Mirad, es éste:

Cebollino fresco

Pelamos y cortamos las patatas como para tortilla:

Pelamos las patatas

Las cortamos como para tortilla

Las ponemos en un recipiente apto para microondas y le añadimos un poco de aceite (ojo, un chorrito pequeño), sal, ajo en polvo y pimienta, removemos bien y lo tapamos.

Añadimos un chorrito de aceite, sal y pimienta

Las ponemos en un recipiente con sal, pimienta y uh chorrito de aceite y removemos

Lo metemos en el microondas a potencia máxima durante 8 minutos:

Las metemos en el microondas 8 minutos a potencia máxima

Pasado ese tiempo, lo sacamos y con cuidado de no quemarnos, lo removemos bien. OJO: importante: si veis que ha quedado mucho aceite, sacad todo el aceite sobrante antes de añadir la leche. Añadimos ahora el cebollino picado (si es fresco, mucho mejor) y los 400 ml de leche Ideal. Removemos de nuevo.

Pasado ese tiempo, las sacamos y las removemos

Crtamos y añadimos el cebollino

Idem

Añadimos las leche Ideal

Pasado el tiempo, removemos de nuevo

Lo metemos de nuevo en el micro de 6 a 8 minutos, otra vez a potencia máxima. Tenéis que tener cuidado ahora, ya que la leche puede subir y salirse del recipiente. Por eso os digo lo de que lo pongáis de 6 a 8 minutos. Echadle un vistacito al micro a partir de los 5 minutos. Las patatas deben salir blanditas.

Lo volvemos a meter de 6 a 8 minutos a potencia máxima

Pasado el tiempo, las sacáis y las ponéis con cuidado sobre una fuente de horno. Si veis que han quedado un poco secas, como ha sido mi caso, podéis añadirle ahora un poco más de leche Ideal:

Debe quedar así más o menos

Lo ponemos en una fuente. Si lo véis seco, añadid un poco más de leche

Las cubrís con queso, y las gratináis al horno a 180º hasta que el queso se haya fundido:

DSCN0603

Idem

Lo metçeis al horno a 180º  hasta que el queso se funda

Una vez fundido el queso, lo sacáis del horno, y ¡voilá! Aquí lo tenéis. Acompaña de maravilla carne y pescado, y lo hacéis en 25 minutos más o menos.

Gratinado de patatas y cebollino (¡en el micro!)

Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerlo. Además, podéis hacer versiones: por ejemplo, con patata y endivia resulta exquisito.

El estilismo es el siguiente: el mantelito es de CASA, los cubiertos de ZARA HOME y la fuente es un regalo.

Os mando un besote muy fuerte, y os deseo una semana soleada y cargada de energía.

¡Hasta el domingo que viene!

Cocotte.

Mousse de limón "minute"

Mousse de limón “minute”

Mis queridos “glamcooks”:

La receta de hoy ha sido todo un descubrimiento que me ha revelado mi amiga Sole. No puedes ser más fácil ni estar más rico: es un mousse de limón natural que se hace en un abrir y cerrar de ojos. Es 100% “Cocotte”, y 100% “Minute”. Solo hacen falta tres ingredientes: limón, leche condensada y leche, y el resultado no puede ser más pintón. ¿Os apetece aprender a hacerlo? Pues empezamos.

Vais a necesitar (para 6/8 vasitos como el de la foto):

  • Una lata de leche condensada pequeña
  • La misma medida de zumo de limón (yo he utilizado 5 limones)
  • La misma medida de leche

Íngredientes Mousse de limón "minute"

Ponemos la leche condensada en un recipiente (luego vamos a batirlo todo en él, así es que si es alto, mejor):

Ponemos la leche condensada en un recipiente

Hacemos ahora el zumo de limón. Tenemos que añadir la misma medida de la lata de leche condensada, y ojo, lo vamos a colar para no encontrarnos pulpa en el mousse, aunque si os gusta la pulpa, podéis no colarlo:

Hacemos la misma cantidad de zumo de limón

Idem

Lo colamos

Idem

Añadimos el zumo en el recipiente donde tenemos la leche condensada:

Lo añadimos al recipiente que contiene la leche condensada

DSCN0513

Añadimos ahora la misma medida de leche normal:

Añadimos la misma cantidad de leche

DSCN0515

Y lo trituramos bien todo con la batidora:

DSCN0516

Lo refrigeramos en la nevera hasta la hora de servirlo:

Lo refrigeramos en la nevera hasta que lo vayamos a consumir

Y…., ¡voilá! ¿Qué os parece? Más fácil imposible, ¿no? Os animo a probarlo, porque es una auténtica delicia. La combinación del sabor ácido del limón con el dulzor de la leche condensada es una sorpresa exquisita…

Mousse de limón "minute"

El estilismo esta vez es muy sencillito: la bandejita de madera blanca y el vasito son de CASA, y la cucharita y las estrellitas son de Das Depot, esa tienda alemana que taaaanto me gusta.

Y con esta receta taaan “minute”, me despido de vosotros hasta el fin de semana que viene, que esperamos llegue también ¡en un abrir y cerrar de ojos!

Os deseo una semana dulce, sencilla y exquisita, como esta receta…

Un besote muy fuerte.

Cocotte.

Soufflé de patata y parmesano

Soufflé “bajito” de patata con parmesano

Mis queridos “glamcooks”:

La receta de hoy es un soufflé de patatas y parmesano. Es muy, muy sencilla y quiero que la toméis de base para la realización de una infinidad de soufflés, ya que con solo añadir cualquier otro ingrediente que os guste (atún, sobrasada, espinacas, etc), podéis realizar deliciosos soufflés con los que seguro sorprenderéis a los vuestros. Esta receta la podéis servir bien como entrante, o bien como acompañamiento de cualquier plato de carne o pescado. Pese a que la foto la saqué inmediatamente después de sacarlo del horno, no refleja lo bonito que estaba dentro, ya que llega a subir bastante por encima del molde, pero bueno, es lo que tiene ser una “fotógrafa cocinillas de pacotilla”. En fin, estas cosas hay que tomárselas con humor, otra de las partes cruciales del cocotteo, porque de sabor, está delicioso. ¡Espero que lo sepáis perdonar! ¿Os animáis a probarla? Pues empezamos.

Vais a necesitar (con estos ingredientes me han salido dos medianitos, como el molde que vais a ver):

  • 3 cucharadas colmadas de copos de puré de patata Maggi para una persona
  • 250 ml de leche
  • 1 huevo (aunque en la foto hay dos, he usado solo uno)
  • 1 cucharadita de mantequilla o margarina
  • 3 cucharadas de queso parmesano rallado (del bueno, a poder ser Grana Padano)
  • sal y pimienta

Ingredientes Soufflé de patata con parmesano

Preparamos el puré para una persona tal y como indica el paquete. Yo siempre lo hago en el micro, y para eso, primero calentamos los 250 ml. de leche con un poco de sal en el micro:

Añadimos sal a la leche

La calentamos en el micro

Una vez caliente, añadimos las 3 cucharadas colmadas de copos de puré, y las dejamos que se empapen del líquido sin remover:

Añadimos los copos una vez caliente

Idem

Mientras se empapan, separamos la yema de la clara del huevo:

Separamos las claras de las yemas

Una vez empapados los copos, añadimos una cucharadita de margarina al puré y removemos bien:

Añadimos la mantequilla

Añadimos la yema del huevo al puré y removemos bien:

Añadimos la yema al puré

Idem

Removemos bien

Añadimos ahora el parmesano y la pimienta y volvemos a remover:

Ahora el aprmesano rallado

Idem

Añadimos pimienta al gusto

Batimos la clara a punto de nieve y la incorporamos con movimientos envolventes al puré:

Incorporamos las claras a punto de nieve

Idem

Untamos ahora de mantequilla un molde de horno (o ramenquín), y lo espolvoreamos un poquito con queso parmesano rallado:

Enmantequillamos un molde y le añadimos un poco d queso rallado

Idem

Lo metemos ahora al horno a 180º hasta que suba y se dore la superficie (unos 15 ó 20 min. aprox.). Ojo, es importantísimo que NO abráis el horno durante la cocción, porque el soufflé no subiría o bajaría inmediatamente. Yo metí dos recipientes diferentes, pero del mismo tamaño:

LO metemos al horno a 180º hasta que se dore

Y…. ¡voilá! Aquí lo tenéis! Completamente bajito, pero os aseguro que delicioso:

Soufflé de patata y parmesano

Os animo de verdad a probarlo de atún con tomate, de espinacas, con champiñones, sobrasada o con lo que queráis. Es una receta de lo más versátil que será perfecta con un poquito de vuestra imaginación.

Y con esto os dejo hasta la semana que viene, mis queridos “glamcooks”, no sin antes desearos una semana templada y deliciosa, como esta receta.

Un besote fuerte,

Cocotte.

Tarta Chocolatísima (¡con mucha Grazia!)

Tarta Chocolatísima (¡con Grazia!)

Mis queridos “glamcooks”

Hoy estamos de celebración. La revista Grazia, mi gran compañero de viaje en este último año, acaba de cumplir un año y quiero celebrarlo con ellos y con todos vosotros con esta tarta que he bautizado como Tarta Chocolatísima ¡con Grazia! Por este primer añito de vida y porque Cocotte Minute y Grazia comparten la filosofía del “easy chic”, de lo sencillo con envoltorio sofisticado y de realizar las cosas con alma y corazón, hoy quiero dedicarle este post a Grazia y a todo ese fantástico equipo con el que tengo la fortuna de trabajar más allá de CocotteMinute. Va por todos vosotros, chicos: Charo, Paloma, Natalia, Leyre, Mamen, Vivi, Marta, Ali, Osiris, Claudio, Laura, Armando, María, Patricia, etc, etc, etc…  ¡¡Espero que os guste!! Y si a vosotros, queridos glamcooks, también os gusta, os invito a que felicitéis a Grazia etiquetándola en ésta o cualquier receta de tarta que hagáis en los próximos días y subáis a las redes. ¿Os animáis? ¡Pues empezamos!

Vais a necesitar:

  • 1 tableta de chocolate postres (a ser posible de Nestlé, que es mejor y es de 250 gr.)
  • 1 vaso de azúcar
  • 1 vaso de harina
  • 1/2 vaso de aceite
  • 5 huevos
  • 2 cucharadas rasas de maizena
  • 1 sobre de levadura
  • Cacao en polvo (ojo, no vale Cola cao, debe ser puro, por ejemplo, el de Valor)
  • 1 cucharadita de Nescafé
  • un chorrito de ron

Ingredientes tarta Chocolatísima

Para la cobertura:

  • 185 g. de chocolate postres
  • 1 brick de nata líquida de 200 ml.

Ingredientes cobertura

Lo primero que vamos a hacer es separar dos hileras de la tableta de chocolate (ojo, no os las comáis, que las vamos a necesitar luego…). Es importante que lo hagáis con chocolate para postres Nestlé, que es de 250 g. En esta tableta, cada hilera son 25 g., es decir, que dos serían 50g. Si lo hacéis con otro chocolate que no sea el de Nestlé, tenéis que calcular que reserváis 50 g. y derretís 200 g. (la tableta de postres de Mercadona, por ejemplo, es de 200 g. así es que ojo!)

Separamos dos hileras de chocolate

Derretimos el resto del chocolate con 1 vaso de agua, la cucharadita de Nescafé, un chorrito de ron y las dos cucharadas de cacao Valor:

Derretimos el chocolate con el agua, la cuhcaradita de café y el ron

Añadimos el cacao

Cuando esté todo derretido, lo dejamos enfriar.

Separamos ahora las claras de las yemas:

Separamos las claras de las yemas

Idem

Y montamos las claras a punto de nieve.

Ponemos las claras a punto de nieve

Idem

Las mezclamos ahora con el chocolate templado, con movimientos envolventes para que las claras no bajen mucho:

Mezclamos las claras con el chocolate

Idem

Mezclamos ahora el resto de los ingredientes en un bol: el azúcar, la harina, el aceite, las yemas, la levadura y las dos cucharadas rasas de Maizena:

Mezclamos el resto de los ingredientes

Os quedará más o menos así:

Idem

Mezclamos esta masa con el chocolate y las claras:

Mezclamos ahora el chocolte con la otra mezcla

Idem

Y removemos muy, muy bien para que se integren todos los ingredientes:

Idem

Cubrimos con mantequilla un molde de horno, y echamos la mezcla sobre él:

Ponemos la mezcla en jun molde con mantequilla

Idem

Y lo metemos al horno a 150º hasta que esté totalmente hecho (estará hecho cuando metáis un palito por el centro del bizcocho y salga limpio). Tarda aproximadamente entre 45 min y una hora. Ojo, ¡vigilad que no se os queme por arriba!

Lo metemos al horno

Cuando falte como cuarto de hora para que el bizcocho esté hecho, hacemos un almíbar de chocolate con el que vamos a emborrachar el bizcocho para que quede muy, muy jugoso. Para ello, vamos a poner en un cazo las dos hileras que habíamos reservado de la tableta al principio, junto con una cucharada de cacao y un chorrito de agua:

Derretimos el chocolate con el cacao

En otro cacito, vamos a poner 3 cucharadas de azúcar con 6 cucharadas de agua hasta que comience a hervir. Cuando lo haga, mezclad el agua con el azúcar ya disuelto en el cazo del chocolate:

Mezclamos el azúcar con el agua

Unimos las dos mezclas

Cuando el bizcocho esté ya hecho y fuera del horno, lo bañáis bien con esta mezcla:

Bañamos el bizcocho con el almíbar de chocolate

DSCN0336

Lo ideal es que repose una noche para que se empape bien. Yo así lo he hecho, y al día siguiente, estaba así:

Bizcocho empapado de almíbar

 

Vamos a cubrirlo ahora con la cobertura de chocolate. Para ello, lo desmoldamos y lo ponemos sobre una rejilla para no manchar:

Ponemos el bizcocho sobre una rejilla

Derretimos ahora 185 g. de chocolate de postres en un cacito. Yo lo he hecho al baño María, que es con un cazo grade con agua, sobre el que pongo un cazo más pequeño con el chocolate. El chocolate se quema muy fácilmente, y de esta manera os aseguráis de que se derrite sin que se queme. Mirad, así:

Derretimos el chocolate

Una vez derretido, añadimos un vaso de nata líquida (200 ml.), y removéis bien para que se integre:

DSCN0344

DSCN0346

Y con la mezcla, recubrís bien el bizcocho, tanto por arriba como por los laterales:

Untamos bien el bizcocho con la cobertura

Lo ideal es que repose de nuevo para que el chocolate de la cobertura se endurezca. Y pasado un tiempito…, ¡voilá! Debe quedar así:

tarta Chocolatísima con Grazia!

Es una tarta deliciosa, en especial, para los amantes del chocolate. Si queréis, también podéis recubrirla con la misma cobertura del Best Carrot Cake Ever (la tarta de zanahoria de CocotteMinute). Acompañada de nata montada, helado de chocolate o el cremosos de vainilla con los que acompañamos los mini Apfelstrudel, resulta de escándalo.

Espero que os guste, mis queridos glamcooks y que os animéis a hacerla. Gracias a Grazia he entrado en contacto con muchos de vosotros que nunca os habías asomado antes a esta ventanita del glamcooking. Por eso quiero desearle de nuevo a Grazia muuuchos años de éxito, y que sigamos cerquita celebrando cada día que seguimos juntos. Para mí, es todo un lujo estarlo. ¡¡Os adoro!!

Os deseo a todos una semana tan dulce como esta Tarta Chocolatisima…

Cocotte.

 

Mini Apfelstrudeln con cremoso de vainilla

Mini Apfelstrudel con cremoso de vainilla

Mis queridos “glamcooks”:
Espero de corazón que hayáis tenido una semana estupenda. La mía, cansadita, pero muy buena. La receta que quiero compartir con vosotros hoy es una solución fantástica para un postre de una cena de picoteo. ¿No os resulta difícil pensar en qué final dulce ofrecer para una cenita casera de tapas, que se pueda coger fácilmente con la mano (fingerfood) y que no manche? Pues aquí tenéis uno de lo más Cocotte y de lo más Minute con el que seguro no fallaréis: son unos mini Apfelstrudel (pastelitos de manzana y pasas típicos de Austria y del sur de Alemania) acompañados de una cremita de vainilla. El resultado es delicioso, son facilísimos de hacer, se pueden tener hechos con antelación y darles un golpe de microondas antes de servir y, además, se pueden congelar antes de hornear. ¿Alguien da más? ¡Son perfectos! Os cuento cómo se hacen.

Vais a necesitar (para 16 rollitos):

  • Un paquete de obleas para empanadillas
  • 2 ó 3 manzanas Golden (o reinetas, como queráis)
  • 3 ó 4 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • Canela
  • Un puñadito de uvas pasas
  • Mantequilla para dorar las manzanas
  • Un huevo para pintar las obleas antes de hornearlas

Ingredientes Mini Apfelstrudeln

Lo primero que vamos a hacer es pelar las manzanas y partirlas en cuadraditos pequeños:

Pelamos las manzanas

Las pcamos en cuadraditos

A continuación, las doramos con mantequilla en la sartén y añadimos las cucharadas de azúcar moreno:

Ponemos la mantequilla en la sartén

Añadimos las manzanas y el azúcar moreno

Idem

Pasados un par de minutos, añadimos la canela y las uvas pasas:

Añadimos la canela y las pasas

Idem

Y dejamos cocinar a fuego medio hasta que las manzanas estén blanditas y casi deshechas:

Debe quedar así

Las retiramos del fuego y las dejamos enfriar. Una vez templadas, podemos proceder a rellenar con ellas las obleas. Podéis dar a los Afelsrtudeln la forma que queráis (empanadillas, paquetitos como los de las empanadillas glam de Cocotte, rollitos, etc.). Yo les he dado forma de rollitos, porque me parece que es la forma más fácil de coger y de poder sumergir en la salsa de vainilla. Para hacer los paquetitos, ponéis la oblea sobre una tabla y colocáis en el centro de cada una de ellas una cucharada sopera de manzana con pasas:

Rellenamos las obleas con un poco de manzana y pasas

Colocamos una cucharada en el centro de la oblea

Ahora, dobláis la oblea desde abajo. Mirad, así:

Doblamos la oblea desde abajo

A continuación, plegáis los bordes de la siguiente manera:

Doblamos ahora los lados

Y termináis de enrollar el paquetito, dándole una vuelta sobre sí mismo, mirad, así:

Seguimos enrollando

Cuando lo tengáis hecho, lo colocáis sobre una fuente de horno con un papel de horno para que no se os peguen. Rellenáis todas las obleas del paquete (16), de la misma manera y las pintáis con huevo batido:

Los pintamos con huevo batido

Idem

Una vez pintados, los metéis al horno a 180º hasta que se doren (unos 10 ó 15 minutos):

Los metemos al horno a 180º hasta que estén dorados

Mirad, deben quedaros así:

Deben quedar así

Para acompañarlos, hemos descubierto esta salsa cremosa de vainilla de Mercadona que les va fenomenal. Mirad, es ésta:

Cremoso de vainilla de Mercadona

Y ahora ya solo nos queda servirlos. Ojo, se sirven templados. Si los habéis hecho con antelación, dadles un golpecito de microondas antes de sacarlos, y luego, los servís en una fuente con un recipiente con el cremoso de vainilla…

¡Voilá! ¿Os gustan?

Mini Apfelstrudeln con cremoso de Vainilla

¡Son una auténtica delicia! Os recomiendo de corazón probarlos, porque no pueden ser más sencillos. La verdad es que las obleas de empanadillas tienen un montón de variantes interesantes que os animo a explorar (de nuevo os invito a ver la receta de las “Empanadillas glam”, rellenas de morcilla y manzana).

Y así me despido de vosotros hasta la semana que viene, no sin antes desearos una semana dulce y cálida, como esta receta.

Os mando un besote enorme,

Cocotte.